lunes, 4 de octubre de 2010

Breve Historia del DIF DF


Breve Historia del DIF-DF
El filósofo Schopenhauer definió la coincidencia como la aparición simultánea de acontecimientos causalmente desconectados, otros le llaman Sincronicidad o principio de conexión no causal. Esto viene en razón a los antecedentes del DIF, ya que de manera indirecta, nos remontan a la creación de la Lotería Nacional, que nace durante la colonia, con el Rey Carlos III de España al expedir en abril de 1769 un mandato real, para implantar de manera oficial la lotería en la Nueva España, denominándosele "Real Lotería General de la Nueva España". Lo que generaría ganancias destinadas a la llamada asistencia pública, funciono y desde entonces se ah ido heredando. El Presidente Benito Juárez, la eleva a rango constitucional, Porfirio Díaz, se vale de ella para allegarse recursos para diversas obras, y crea además la Dirección General de Fondos de Beneficencia Pública integrada a la Secretaría de Gobernación.
Al Clero y los Ricos de la época porfirista, les sobraba tiempo, además se creía que les correspondía a ellos ejercer la asistencia, entonces Porfirio Díaz complaciente, decretó el 7 de noviembre de 1899 la Ley de Beneficencia Privada para el Distrito Federal y Territorios Federales, que originó la constitución de la Junta de la Beneficencia Privada. La ley establecía: “se entiende por actos de beneficencia privada, todos los que se ejecuten con fondos particulares y con un fin filantrópico o de instrucción laica”.
Se pone de moda la “filantropia” cuyo centro de acción se desplazó hacia la aristocracia y las élites políticas. Los eventos de caridad fueron la norma para generar la ayuda de los pobres. Asistir a los necesitados quitaba remordimientos, entretenía y daba prestigio. Es en esta época cuando las mujeres se convierten en las protagonistas de esta actividad.
Con la Revolución Mexicana el concepto de la beneficencia atendida por el Estado y por particulares, cambio radicalmente, ya que la razón de ser de la revolución era el anhelo de justicia social, plasmada en la Constitución de 1917. Es por ello que durante el mandato de Plutarco Elías Calles, en agosto de 1926, mediante acuerdo presidencial, se propuso acabar con la beneficencia privada, argumentando que sus cuantiosos bienes estaban ligados a instituciones religiosas. Fue el periodo más álgido de la confrontación directa entre la Iglesia Católica y el Estado, que desencadenó la guerra cristera. La consolidación de la Revolución se complicaba, pero el jefe máximo Elías Calles se imponía, Alvaro Obregón es asesinado, entonces el jefe máximo designa de manera interina a Emilio Portes Gil como presidente de la República iniciando su período el 1 de diciembre de 1928.
Es en este tiempo cuando surge la famosa Asociación “Gota de Leche” (1929), la cual obsequiaba alimento a los niños humildes con el auspicio del presupuesto del gobierno, pero también con donativos de particulares.
Los logros revolucionarios avanzaban y con Lázaro Cárdenas se sustituye el concepto de beneficencia por el de asistencia. La salud, la asistencia y la educación fueron declaradas, mediante leyes, materia de interés público. Cárdenas buscó la creación de instituciones que dieran apoyo estructural, dimensión y estabilidad a la acción social, creando para tal efecto las secretarías de Asistencia Pública, del Trabajo y Previsión Social, el Departamento Autónomo de Asistencia Social Infantil y la Asociación Nacional de Protección a la Infancia, antecesora del Servicio Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, DIF.
En 1961 se estableció el Instituto Nacional de Protección a la Infancia INPI. Los desayunos escolares se transformaron en una estrategia complementaria para el éxito escolar. Este fue uno de los programas que más población infantil atendió.
En 1968 se creó el Instituto Mexicano de Asistencia a la Niñez, IMAN. Este programa, más que ayudar a solventar las necesidades provocadas por la pobreza, fue un instrumento de desarrollo social. Una nueva corriente en la política asistencial consideró que la beneficencia social no sólo era cuestión gubernamental, sino también de las organizaciones sociales. Las mujeres eran protagonistas, fundaron los círculos de damas voluntarias, ya que el ser las esposas de los funcionarios destacados, les otorgaba fuerte influencia sobre estos, y como era de esperarse la número uno era la esposa del presidente. Esta figura adquiere un carácter institucional en la época de los setentas, y desde entonces la Primera Dama en turno ostenta el cargo de la presidencia del patronato del DIF.
Es con Carmen Romano de López Portillo esposa de José López Portillo cuando se unifica el Instituto Nacional de Protección a la Infancia INPI y el Instituto Mexicano de Atención a la Niñez IMAN, para dar paso al surgimiento del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF). Es la época dorada del DIF.
El 3 de Julio de 1997, Ernesto Cedillo siendo presidente decreta la descentralización constituyéndose así el DIF DF, entrando con ello a una nueva etapa.
El Sistema Nacional DIF concibe la asistencia social como el conjunto de acciones dirigidas a propiciar la integración social y el sano desarrollo de la población que se encuentra en una condición de vulnerabilidad social. El DIF contribuye a fortalecer la capacidad de esta población para satisfacer sus necesidades y ejercer sus derechos. Busca coadyuvar a la integración de cada individuo a su familia y a la sociedad.
Muchos años han pasado y la asistencia social se ha profesionalizado. Cambiando la actitud del gobierno de mirada compasiva y misericorde hacia la población vulnerable, a programas gubernamentales de asistencia y desarrollo social.
Dentro de todo este contexto histórico, los médicos del DIF DF, somos parte activa de la Institución.
Dr. Marco Antonio Sandoval Gallardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada